Páginas vistas en total

jueves, 5 de diciembre de 2013






COBOCE MEDIO SIGLO DESPUÉS

una idea que surgió en Ahorro y Crédito

Jaime Méndez pionero en productividad

intangible fruto del esfuerzo y la honestidad


En estos 47 años que acaba de cumplir la Cooperativa Boliviana de Cemento, Industrias y Servicios (COBOCE Ltda.) está en la mente de todos los cochabambinos y de los bolivianos, los grandes logros alcanzados por un proyecto idealista y visionario que fue concebido bajo premisas sociales y principios del cooperativismo.

El aporte de COBOCE, resulta significativo en todos los planes y programas que se propuso realizar, los cuales siempre han estado unidos al desarrollo de la región y a los principios cooperativistas. No cabe duda que, como en toda obra humana de significación y de efectos diversos en la economía, en la sociedad y en ámbito general del país mismo, subyacen dificultades e incluso posiciones de gente que la rechaza por falta de sentido positivo crítico, o simplemente por mezquindades absurdas, que resultan de algún modo y en determinadas etapas de la historia de la más importante cooperativa industrial, obstáculos y desesperanzas.

Sin embargo, los problemas e interferencias, resultan en el espíritu cobociano una especie de acicate para seguir adelante, es decir, para llevar todos los proyectos y las realizaciones en la senda del bien común y colectivo, lo que le imprime fortaleza y decisiones acertadas.

Durante la actual gestión de los consejos de Administración y de Vigilancia, y de la gerencia a cargo del Dr. Fernando Quiroga, se anotan logros de enorme valor porque conllevan la voluntad de realizaciones y el cumplimiento de objetivos que no se quedan únicamente en el marco empresarial de la Cooperativa, sino que trasuntan al precepto, hasta hoy cumplido, de desarrollo del país y de la creación de fuentes de trabajo. En esta gestión se ha hecho realidad la puesta en funcionamiento de una nueva y moderna fábrica de cemento, actualmente en funcionamiento junto con la histórica factoría la cual también tuvo en años anteriores ampliaciones.

Lo que se denomina la nueva línea de producción de cemento, moderna, con tecnología de punta y con el aporte invalorable de profesionales, técnicos y trabajadores, representa el esfuerzo colectivo y sobre todo la eficiencia y la trasparencia de gestión con la que se ejecutan todas las obras en el sistema cobociano. Se trata al mismo tiempo, de un aporte enorme al desarrollo y la economía de la región, no solo en las inversiones, sino también en la tecnología y la movilización de mucha gente que apostó por la nueva fábrica. Es también una muestra de que los bolivianos pueden desarrollar sus capacidades y experiencias, para aportar a importantes segmentos de la construcción e instalación de obras construidas por manos bolivianas, dejando atrás, falsas creencias, aunque también aprovechando las tecnologías externas y asumiéndolas luego como parte del conocimiento nacional.

Otra gran obra es la construcción y entrega a la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) del último tramo del corredor bioceánico, El Tinto-Puente Quimone, un proyecto de relevancia vial, y en cuyo cumplimiento está también el sello de la seriedad y el profesionalismo con el que actúa COBOCE en todos los emprendimientos que realiza.

La capacidad de producción de más cemento para el desarrollo nacional, la ejecución de importantes obras, son metas de mucho valor y que hablan por sí solas de una eficiente gestión y de un compromiso irreversible de seguir aportando al país, aunque en esa misma senda de continuar también proyectándose hacia el futuro. Es sabido que las grandes obras, nunca renuncian a los ideales y por ello mismo, lo que se inició hace 47 años, tiene grandes retos a futuro.

No hay comentarios: