Páginas vistas en total

jueves, 16 de agosto de 2012

tres casos presenta ASFI en los que intervino. FINSA; ROGHEL y LV Fharma. hoy más sobre FINSA

M.Aira en Cochabamba, Canel 13
De los tres casos emblemáticos que analizó la Superintendencia de Bancos hoy ASFI, a saber Finsa, Rofhel y PV Fharma tienen en común la captación de recursos. Finsa duró 11 años desde sus inicios en Oruro, Llallagua, Cochabamba, Quillacollo y se fue extendiendo a todo el país. Oferta de créditos, oferta de participación en grandes negocios, minas, empresas constructoras, de medios de comunicación, de transporte, de espectáculo, de producción minera, de madera, panaderías, talleres, recauchutadoras, etc., y especialmente la compra aparatosa de hoteles, radioemisoras, una estación de televisión, edificios en construcción en los que colocaba su letrero FINSA CUMPLE, FINSA CRECE, a la par que aumentaba su personal burocrático y de seguridad. Llegó un momento en que Nelson Arévalo llegó a contar 6 oficiales de carabineros a sus órdenes, coroneles y teniente coroneles, y hasta un oficial militar que se encargaban de la seguridad del "personaje estafador".

Toda movilización de Arévalo estaba acompañada de varios vehículos, camarógrafos, reporteros, se movía como "un rey chiquito" y destacaba como un gran fenefactor, ofrecía regalos a instituciones y participaba de la vida social muy activamente. Se cuentan varias anécdotas:

"A ver cajeros vengan donde el Jefe" convocaba la Secretaria una vez que las puertas del acceso al público habían sido cerradas. "Quisiera saber la colecta del día" una tras otra las cajeras daben cifras que el Gerente anotaba en una pizarra. "Muy bien hoy hemos tenido un ingreso de 53.000 bolivianos, ahora quiero saber cuánto hemos pagado" de nuevo caja por caja, hasta la suma de 41.000. "Ah, muy bien la diferencia son 12 mil bolivianos, que constituyen ganancia por tanto, traíganme de tomar que tenemos que celebrar", así de ciudad en ciudad, celebrando "las ganancias", aunque los últimos meses los egresos eran mayores que los ingresos...de nada sirvió que Nelson subiera de 4 a 5 y de 5 a 6% mensual. Los depósitos igualaron a los retiros y luego "la recaudación era cada vez mayor", los bienes adquiridos no rendían ningún beneficio, los negocios adquiridos eran pura pérdida, no había un sólo negocio rentable, por tanto se estaba trabajando "a pérdida", los ahorristas entraron en crisis, cundió el pánico...

El aparato administrativo estaba intacto, de modo que las primeras recaudaciones se destinaban al pago de salarios, el item 2 publicidad, el 3 seguridad (éste item crecía en forma proporcional al deterioro de FINSA) movilizó a las víctimas en acciones de protesta y de presión, para que ASFI en este caso permita el funcionamiento "normal" de la empresa, o sea sin intervenir, presión sobre la administración protesta, marchas, huelgas de hambre, vigilias, judicialmente a la conquista de jueces para que fallaran a favor de FINSA lo que lograron inicialmente, desinformar, confundir "no les podemos devolver porque las autoridades no nos devuelven nuestras aportaciones. Y la gente les creía.

Nelson Arévalo que había operado hábilmente durante el más de un decenio y disfrutado de opulencia y poder, como nunca antes en su existencia estaba desesperado y se aferraba a la idea de ser reconocida FINSA como ente legal, por tanto estar dispuesto a pagar "el encaje legal retrospectivo", en efecto viajó acompañado de políticos y policías una y otra vez a La Paz, para visitar al Superintendente de Bancos, alguno le hizo creer o simplemente le extorsionó "necesitamos tantos millones para cubrir el encaje legal retrasado y obtener el reconocimiento de la Super..." se dice que Nelson confiando en los hombres de confianza de Goni Sánchez, recaudaba, recaudaba y en forma personal ensacaba el dinero para ir a depositarlo a La Paz. No faltan quiénes aseguran que al menos uno de los grandes políticos recibía el dinero con la promesa del encaje legal, medida que teóricamente devolvería los ahorros a los socios de FINSA.

La velada circunstancia de su muerte, pués su cadáver apareció en su propio vehículo parqueado en una calle céntrica, hizo afirmar a los primeros investigadores, que Nelson había ofrecido 10 mil dólares a quien "hiciera el favor de matarle" por su vida no era vida. En efecto acosado por miles de personas, dado a la embriaguez permanente y en un estado de nervios cercano al delirio intremens, no escuchaba, no razonaba, era intratable y vivía un infierno" dónde habían ido a parar los 50 millones de dólares que ingresaron a las cajas de FINSA?

Diez años duró el juicio que terminó con sentencias a 15 personas del entorno de Nelson incluyendo a tres de sus hermanos, a su esposa, y otros altos funcionarios. No faltaron "avivados" que con poco dinero y mucha "coima" pagada a los "amanuenses de los comités de recuperación" se reicieron de sus bienes, radioemisoras, hoteles, canales, propiedades hipotecadas que recuperaron por resolución de funcionarios judiciales liquidadores. En suma 20 años de padecimiento de la población cochabamba, para que nunca más volviéras a repetir igual historia...

Sin embargo en Santa Cruz...la historia se repitió y en lugar de FINSA se llamó Roghel. les contamos mañana en este mismo sitio.

No hay comentarios: