Páginas vistas en total

martes, 28 de agosto de 2012

pausa en la serie "estafas piramidales" para ocuparnos de COMTECO en la palabra de Mónica Briancon. Ver nuestro PREVIUS


Previus: Comteco está ligada a Cochabamba porque es su empresa telefónica por excelencia. al principio fue mixta o sea del Municipio y de los asociados, un teléfono por cada abonado que depositaba una determinada suma para "engordar el capital social" y los costos de instalación. Muchos preguntaban porqué "un teléfono puede ser tan caro, estimado en miles de dólares en algún momento" no cabía una explicación razonable, pero en fin, gracias a la habilidad mediática de sus directores, el Alcalde era uno, el Tesorero Municipal otro y los notables nombrados por los socios en una Asamblea Anual, hasta que alcanzó la forma de Cooperativa y se puso a la par que otras del sistema. Le fue bastante bien, aunque introdujo "compensaciones" para los directores voluntarios que convirtieron al ente, en hacienda política, desde donde ejercer poder. Cierta información se manejó en forma muy reservada.
Comteco se ha movido en aguas turbias en varias ocasiones por cuanto distorsionó su condición de Cooperativa de Servicio e ingresó en áreas comerciales muy diversas, algunas de índole ajena al Cooperativismo, lo cierto es que logró "enamorar" a la población que la continúa apoyando y se transformó en un mastodonde empresarial, complejo y sensible.
Gracias sin embargo a funcionarios eficientes ha logrado mantenerse en pie y es una institución intocable. Los medios le estás sujetos, es que dispensa generosos auspicios "a los que se portan bien" y sus directorios continúan encubando líderes políticos, sindicales, empresariales, etc., y han ejercitado su liderazgo como un "pasanaku" hoy a tí, mañana a mi. han cedido espacios institucionales a los funcionarios, que son en verdad los que manejan directorios, asambleas, contratos, negocioso, contratación de empleados, y mucho más. Por ello lo afirmado por Mónica en un tono más bien humorístico, no deja de ser cierto.
En vísperas de una nueva elección sería de desear la mayor transparencia y un poco "el achicamiento" en cuanto a tareas que se ha ido fijando, muchas innecesarias, dispendiosas. Comteco no necesita "dar coima a los usuarios" para mantener la institucionalidad. Sería suficiente transparentar la corrección y la honestidad sin aquellos equilibrios de saltimbanqui en que muchas veces se debate. Continuaremos.

Una de las cooperativas más grandes que tiene Cochabamba parece haber perdido el norte y se hace necesario regalarle una brújula, aquel instrumento que sirve para marcar un destino, y no, necesariamente, una “viéjula” sentada en su “escóbula”.
Resulta que esta institución tiene a más del 20 por ciento de la población como asociados a ella, y casi el doble de algo que podría venir a llamarse socios de segunda e incluso socios de tercera. Socio es aquel que al comprar una línea telefónica, es también el dueño de una acción, lo cual lo habilita para sufragar cuando hay elecciones, para disfrutar de los créditos de consumo que le ofrece y de otros servicios como la universidad para el adulto mayor y gastos funerarios, llegado el momento.
El resto, los que no compramos una línea, pero que gozamos del dudoso beneficio de las líneas gemelas, bi o tri, aportamos con nuestro consumo a la cooperativa, pero no recibimos ningún beneficio, ni siquiera una guía telefónica, porque, aunque usemos el servicio telefónico no pertenecemos a la cooperativa.
Ello podría no ser significativo, sin embargo a la hora de las elecciones, resulta que sí es, porque, sin saberlo o sabiéndolo, señoritas de escasa instrucción escolar, van llamando, una a una, a todas las personas que figuran en la guía instando a que se vote por tal o cual candidato; a ellas no les importa si la línea es gemela o no. Lo importante es venderle el charque al incauto oyente.
Y si se trata de “venderle el charque”, la verdad es que hay ofertas para todos los gustos, desde las más simples como renovar los estatutos hasta las más disparatadas como hacer supermercados o cementerios jardín para los socios y evitar que nos quiten a nuestra amada cooperativa. Quienes hacen estas ofertas provienen de todos los ámbitos, son políticos reciclados, políticos perdedores y, en fin, una sarta de personajes que con o sin padrinazgo de por medio tratan de alzarse con un lugarcito en el consejo de administración o en el de vigilancia.
Mucho se ha especulado respecto a por qué quieren ese sitial y las respuestas son variadas y complejas, la cosa es que quienes llegaron allí, en su momento, difícilmente salen y se eternizan, olvidándose, al mejor estilo partidario boliviano, de las promesas que hicieron a sus votantes en los días previos a las elecciones.
El olvido llega y sólo siguen, por inercia, el empuje embrollado que tiene Comteco. Lo que empezó como un monopolio natural de telefonía fija, es ahora un cacofónico concierto de ofertas. Desde una supuesta tecnología más barata, hasta hacer de banco para préstamos de consumo individual.
El abanico es impresionante, celulares, internet banda ancha, fibra óptica, internet Wi Fi, televisión por cable, entre otras, se siguen sumando y parecen no terminar nunca. Lo raro es que a pesar de tener dividendos y demás, el cable es caro, la fibra óptica/digital es inalcanzable, a los celulares nadie les tira bola porque el mercado ya fue copado por otras tres telefónicas gracias a una habilidad comercial que Comteco aún no ha encontrado.
Por ello, se hace urgente darle una brújula como regalo, para que así asuma de una vez su papel en esta ciudad y no ande dando traspiés, transformándose, luego, en el botín de los politiqueros de turno.
Así, en cada nueva gestión, no veremos cosas tan superficiales, pero a la vez importantes, como el cambio de su logotipo, o el cambio en su eslogan.
Tal vez pueda transformarse en una verdadera defensora de los derechos comunicacionales de sus usuarios e, inclusive, pueda guiar los derroteros de esta ciudad hacia la creación de verdaderos bosques urbanos, sumando lo digital con lo verde.
La autora es comunicadora social
monica_briancon@bolivia.com

No hay comentarios: