Páginas vistas en total

sábado, 25 de agosto de 2012

no hay forma de disimular. lo que está sucediendo en San Luis es una forma de ESTAFA PIRAMIDAL una copia de lo sucedido en FINSA según lo cuenta Roberto Tórrez Ortíz

Roberto Torrez Ortiz escribió el 29 de diciembre de 1991 una crónica titulada "91 el año de los Estafados" ratificando que ingresaría en el calendario de las cosas insólitas porque aproximadamente 50 mil familias (Elisabeth Paravicini estima en 50 mil personas), para Torrez unas 250 mil personas, fueron estafadas de la manera más descarada, porque unos cuantos vivillos que por todo título -aún sin el de bachiller- se hacían llamar "licenciados" (licenciados en qué) se levantaron unos 120 millones de dólares con el único anzuelo de la publicidad de pagar entre el 5, 6 y hasta 7 por ciento mensual de sus depósitos. Esos mismos alacranes, ahora tienen el futuro asegurado y el de sus respectivas familias, las que están viviendo en mansiones adquiridas con los dineros de los incautos prestamistas, muchos de los cuales ingenuamente continúan apoyando a sus estafadores en la lejana esperanza de recuperar sus dólares. En cambio, los estafadores, dentro de las cárceles donde permanecen, continúan llevando "vida de príncipes con plata ajena. En cambio miles de familias viven "el año del estafado".

Texto de Roberto Tórrez encabezando su histórica crónica en el desaparecido suplemento "Cuarto Poder" del diario OPINION de Cochabamba a propósito de la estafa piramidal que se está repitiendo ahora mismo en Santa Cruz, de una organización delincuencial que tomó el nombre de Cooperativa San Luis y que al igual que FINSA y otras 8 inmobiliarias que hicieron gemir de dolor a muchos incautos que a ojo cerrado les entregaron sus ahorros, justamente como ahora 23 años más tarde está sucediendo en la pujante Santa Cruz de la Sierra y sus sucursales esparcidas por todo el país.

Utilizan toda la capacidad de los medios, avisos, propaganda abierta, encubierta, concursos, programas vivos, artistas, radionovelas, servicios informativos todo vale con tal de lanzar el mensaje que se podría resumir en pocas palabras "viva feliz. viva sin trabajar. deposite su dinero con nosotros y ganará sin hacer nada el cinco, el seis, el siete por ciento mensual" y la gente se lo creyó, muchos lo hicieron por necesidad, habían cobrado su indemnización por el trabajo en las minas y no había perspectiva segura de un trabajo seguro, de modo que arriesgaron su dinerito, lo ponemos en FINSA, total, vamos a probar unos tres meses y "los Arévalo cumplen, pagan puntualmente los intereses, no fallan" y en efecto, si alguna habilidad tuvieron era ésta, cumplir con sus clientes...y el círculo vicioso empezó a girar primero lentamente luego en forma vertiginosa. Cómo le hacen para pagar intereses tan altos? Es que tenemos gente capaz, invertimos en negocios realmente efectivos...y daban a entender que ponían dinero en fuentes del exterior, que estaban metidos en negocios de armas, de contrabando y aunque nunca lo dijeron públicamente daban a entender que también se habían metido en narcotráfico...

Retomemos la palabra de Roberto cuando se refiere a FINSA. Es un caso patético...los aportantes fueron 19 mil. Nadie podrá develar la criminal conducta del que cual otro Papá Noel, salía a las parrandas para obsequiar, generosamente joyas de oro para congraciarse con propios y desconocidos. Nel Arévalo Paez, anónimo estudiante universitario, de escasas habilidades deportivas, descubrió que se podía hacer dinero de la misma forma como Multiactiva lo había conseguido en Perú adonde viajó y junto a su tío Máximo le enseñó el procedimiento para captar dólares en cantidades inimaginables. Volvió a Bolivia y se prestó 70 mil dólares de su colega del micrófono Freddy Fernández.

Cuando el gobierno del MNR (1985 -1989) se encontraba en sus postrimerías Arévalo Paez era un desconocido, todo lo que logró hasta entonces colocarse como subdirector en el Instituto Tecnológico de Tupuraya dependiente del Ministerio de Trabajo, atenido a su condición de dirigente de la célula juvenil. El método peruano aprendido de su tío, fue la llave para iir creciendo de modo que en 6 meses podía recibir al jefe de su partido en automíviles blindados, aunque Sánchez de Lozada los rechazó porque seguramente "olía que su procedencia era dudosa". (Aquí ponemos punto final para continuar con la historia de Finsa y las otras inmobiliarias de la colosal estafa piramiral de fin de milenio)

No hay comentarios: