Páginas vistas en total

domingo, 25 de diciembre de 2011

Solidarios trabajadores de COBOCE reunieron recursos para obsequiar juguetes de poblaciones próximas a la planta Irpa Irpa. los niños se sintieron felices con sus juguetes y golosinas


Los trabajadores de la Cooperativa Boliviana de Cemento Industrias y Servicios (COBOCE Ltda.) entregaron juguetes a más de mil ochocientos niños de las comunidades más alejadas de la provincia Capinota.
Al promediar las 9:00 horas, trabajadores de Coboce partieron de Irpa Irpa, un grupo hacia la carretera a Oruro y otro hacia Santiváñez, donde obsequiaron juguetes, chicolac, leche y bizcochos a los niños en todas las comunidades.

El responsable de la entrega de regalos, Edwin Luján manifestó sentirse satisfecho por la aceptación de los niños. “Es maravilloso y gratificante ver  la alegría con la que los pequeños reciben este presente”, dijo.

Esta actividad organizada por octavo año consecutivo, pretende “dar un pequeño presente a los niños más necesitados de la región en estas fiestas de fin de año”, agregó.

La entrega de juguetes se realizó en Playa Ancha, Tariza, Poquera y Londo, donde cientos de niños salieron de sus casas hasta la carretera para recoger su obsequio. Un altavoz alertó a los menores de la presencia del personal de Coboce y corrieron a la plaza de sus comunidades para recibir el agasajo preparado con mucho cariño por los trabajadores.
NIÑOS FELICES “El año pasado no recibí ningún regalo y por eso le doy muchas gracias a la empresa Coboce, que me ha regalado este auto, que tengan Feliz Navidad”, expresó sonriente, Ángel Coca, un niño de diez años de edad, que llegó a la plaza principal de la comunidad de Playa Ancha desde los sembradíos, donde cumplía con sus labores diarias. 

Ángel tuvo que correr cargado de su bulto de alfa alfa, que junto a su hermanita había recogido para alimentar al ganado, para recibir el regalo de Coboce.

Paralelamente, otra movilidad recorrió desde Irpa Irpa hasta Bombeo, pasando por Parotani, Llavini, Tres Cruces y Pongo, se hizo paradas en cada localidad, llamando a los niños, quienes corrían a pasar la voz a sus hermanitos y amigos. 

José Luis, un pequeño de 9 años, fue corriendo hasta los domicilios de los vecinos, se lo reconocía a una distancia de unas dos cuadras, por su polera verde, cruzando las calles, casa por casa en la comunidad de Tariza.
TODOS APORTARON Los juguetes se compraron  con el aporte de 50 bolivianos que dieron los trabajadores del área de Producción. Asimismo, entregaron seis bolsas de leche o chicolac. Todo lo reunido, sirvió para provocar un sentimiento de alegría en los pequeños  beneficiados, cuyos ojitos brillaban de felicidad.

Por su parte, los Sindicatos de Transporte Pesado y Liviano; Transpeco, Sindicato Capinota y Asotran entregaron siete mil juguetes con la recaudación, que se hizo mediante el cobro de un peaje de Bs 2 en la entrada a Capinota (Buen Retiro).  “En Irpa Irpa y en los sectores aledaños, se encuentran niños muy pobres y quisimos darles  una alegría”, sostuvo Tomás Bráñez, de la Asociación de Transporte Pesado. 

No hay comentarios: