Páginas vistas en total

jueves, 6 de octubre de 2011

Jorge Grágeda ha grabado su nombre en moldes dorados porque su aporte al cooperativismo es grande, es histórico, es de siempre caracterizado en un esfuerzo de toda la vida. (OPINION de Cbba.)

Jorge Grágeda Gutiérrez, es Doctor Honoris Causa de Iberoamérica, reconocido por más de medio siglo de liderazgo y trabajo por los ideales del cooperativismo al servicio de la comunidad boliviana.

Este viernes, Coboce Ltda. reconocerá el mérito de este líder mediante una condecoración que le será entregada a las 19:00 horas en el tercero piso del Fondo de la Comunidad (Av. Ballivián El Prado, primera cuadra).

En una entrevista con OPINIÓN, este prestigioso líder del cooperativismo boliviano e internacional sostiene que los pueblos de América Latina gozarán de una vida más fraterna, solidaria y democrática, cuando los gobiernos de las naciones, adopten estructuras del sistema cooperativo, o que las naciones estén gobernadas por auténticos líderes cooperativistas. Grágeda es un convencido que los principios y valores cooperativistas son la base del desarrollo de un pueblo y de la plenitud del ser humano.

EXPERIENCIA En uno de sus primeros viajes a Brasil, por el año 1954, quedó impresionado por los logros de migrantes japoneses bajo un sistema de cooperativa comunitaria. Conoció la cooperativa de inmigrantes japoneses en Juquia, Sao Paulo “y me llamó la atención que con la unión de ideas y fuerzas económicas podían hacer grandes operaciones”.

A su retorno, los primeros intentos por replicar esta experiencia, en el año 1958, no le dieron los resultados que esperaba. 

Recuerda que junto a algunos trabajadores intentó conformar una cooperativa agropecuaria en Chapare, pero no tuvo resultados por falta de formación del equipo humano y sólo se lograron replicar experiencias individuales.

Para Grágeda, la capacitación y formación bajo los principios cooperativistas son la base de un trabajo pujante. Honestidad, transparencia de los actos, responsabilidad y vocación de servicio, son los valores que el hombre debe cultivar.

HISTORIA Junto a un grupo del Movimiento Familiar Cristiano de la parroquia de San Antonio -en La Cancha- veía cómo la gente migraba de las provincias y necesitaba seguridad económica. “Hicimos un censo para distribuir alimentos que llegaban de ayuda, pero nos dimos cuenta que al que tiene hambre no hay que darle pescado, sino enseñarle a pescar”, recuerda Grágeda.

Es así que el 9 de febrero de 1962 se creó la Cooperativa de Ahorro y Crédito San Antonio Ltda, que otorgaba créditos a sus socios con un interés del 1 por ciento mensual. Esta situación obligó a los bancos a reducir sus tasas, que llegaban hasta el 20 por ciento de interés.

Su constancia lo llevó a articularse con otros visionarios profesionales para ampliar este proyecto. Entre los más ambiciosos, la creación de la Cooperativa Boliviana de Cemento Industrias y Servicios (Coboce). Para este mentor, Coboce, es considerado un proceso “sumamente interesante”. Entre los años 50 y 60, sólo una empresa proveía de este producto a Cochabamba, y las largas filas para adquirirlas no eran garantía de compra. Tres aspectos fueron determinantes para madurar la idea. El primero fue la necesidad insatisfecha; el segundo, que había algo de dinero y el tercero que se contaba con estudios que aseguraban la materia prima. Y así la idea se plantea entre los años 1964 y 65 a la Federación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito de Bolivia “FENACRE”, institución que fundó y dirigió durante varias gestiones con carácter ad honoren.

Pero, es en 1966, que se conforma un comité organizador junto a Jaime Méndez, Federico Diez de Medina, Hugo Bilbao La Vieja, Simón Belmonte y Max Montaño, entre otros, quienes finalmente consiguen sacar adelante Coboce. 

Jorge Grágeda desde el ámbito profesional, que le es propio en la administración de cooperativas, se ha hecho eco del reclamo de justicia en contra de la usura. Con su actitud comprometida ha propiciado la apertura de cooperativas a lo largo y ancho del país. En 1960, representó a Bolivia ante el organismo mundial de cooperativas denominado Cuna Internacional INC. como Director.

A sus 83 años de edad, es un convencido que la formación constante es la base de un desarrollo sostenible y humano. 

“El ser humano es el ser más perfecto y debe utilizar sus atributos en beneficio de la humanidad”, reflexiona.

Datos.

Biografía

Jorge Grágeda Gutiérrez, nació en Cochabamba el 4 de diciembre de 1928, se casó con Lourdes Milán con quien tuvo a sus seis hijos Silvia, Marcelo, Marlen, Rosario, Gonzalo y Gladys. 

Realizó sus estudios primarios y secundarios en los colegios Bolivar y La Salle.Se tituló como ingeniero civil de la Facultad de Tecnología de la Universidad Mayor de San Simón, donde también fue docente durante 12 años desde el año 1959. Realizó la especialidad en cooperativismo en CUNA INTERNACIONAL INC. (hoy WOCCU) en Madison –Wisconsin, EEUU (1955). 

Publicaciones

Quince publicaciones son parte del legado que deja Grágeda. Cooperativismo, liderazgo y estadística son los temas que ha desarrollado ampliamente.

Distinciones

Fue nombrado Doctor Honoris Causa de Iberoamérica por el Consejo Iberoamericano de la Educación 2008, Guayaquil, Ecuador y recibió más de seis distinciones y reconocimientos de instituciones ligadas al cooperativismo y la industria. 

Un hombre aislado es quimera

“Un hilo de agua se pierde en la vega, un río inmenso arriba hasta el mar, un hombre aislado es pura quimera, luchando en conjunto llegará a triunfar”, recita Jorge Grágeda el Himno al Cooperativismo Latinoamericano, convencido de los principios que pregona.

Grágeda ve con preocupación cómo las cooperativas van perdiendo su doctrina. Resalta los 7 principios propuestos por los pioneros del cooperativismo en Inglaterra, el año 1844: la adhesión libre y voluntaria de los socios, la gestión democrática, la participación social en aspectos económicos, la autono-mía e independencia, la educación, información y entrenamiento de todos sus miembros, la cooperación entre cooperativas y el interés por los problemas de la comunidad. 

“Éstos debieran ser los elementos de evaluación de las cooperativas, no el mayor lucro sino el mayor servicio, ésa es la gran diferencia entre el sistema bancario y el cooperativo”, afirma Grágeda. 

No hay comentarios: