Páginas vistas en total

jueves, 9 de septiembre de 2010

asalto a la Cooperativa El Carmen de materiales de construcción. malhechores se apropia de dinero y 17 baterías luego de herir al sereno.

La madrugaba del miércoles se pintaba tranquila para el sereno Teófilo Delgado Maquera (28), hasta que un grupo de siete delincuentes lo redujeron a golpes, cuando realizaba su ronda habitual nocturna a las 2 de la madrugada.
Al parecer los delincuentes sabían lo que se guardaba en el interior de un viejo contenedor donde funciona la cooperativa de material de construcción “El Carmen” Ltda. que tiene como asociados a por lo menos 50 transportistas dedicados al rubro de la venta de ripio, ladrillos y arenilla que se hallan asentados en el kilómetro 8 de la doble vía a La Guardia.
Uno de ellos, que portaba un cortafierros, violentó sin mucho esfuerzo el candado de seguridad de la puerta del contenedor. El resto de la banda ingresó en su interior a trabuscar en la precaria oficina en busca de dinero, uno de ellos robó del cajón de un escritorio al menos 10 mil bolivianos, que eran parte de las aportaciones de los socios.

robaron baterÍas. El golpe fue tan audaz que los delincuentes actuaron con una gran sincronización que les dio tiempo hasta de desconectar 17 baterías de camiones y cargarlos a otro vehículo.
“Vamos a evaluar a socios y ayudantes porque todos son considerados sospechosos. La persona que planificó este robo conocía que la cooperativa era vulnerable y que además se guardaba dinero”, declaró el comandante policial de la localidad de La Guardia, teniente coronel Freddy Meneses.
El oponer resistencia ante los delincuentes casi le cuesta la vida a Teófilo Delgado Maquera que resultó con severos golpes en el rostro y un disparo en la pierna izquierda por lo que tuvo que ser internado en la clínica Melendres. Según la evaluación médica, el trabajador tiene un ojo severamente dañado por los golpes y temen que pierda la vista.
Ayer por la mañana los propietarios de los 17 camiones que se quedaron sin baterías tuvieron que acudir hasta una distribuidora y canalizar baterías a crédito. “Nos vimos obligados a endeudarnos en una tienda de baterías. Cada batería que nos robaron llega a costar 1.200 bolivianos”, lamentó Crispín Canaza, transportista de 59 años.

10.000 bolivianos Es la cifra aproximada que se llevaron al menos siete delincuentes.

Detalles

Información • La Policía cree que el o las personas que proporcionaron la información del dinero robado son del propio entorno de los camioneros.

Recaudación • La cooperativa de material de construcción “El Carmen Ltda”. funciona desde hace más de tres años y tiene como principales socios a más de 50 camioneros. Cada uno realiza un aporte mensual de un determinado monto.

casos

Retienen a bolivianos con 72 kilos de cocaína
La Policía Rodoviaria Federal de Brasil (PRF) detuvo a tres bolivianos que se movilizaban a bordo de un vehículo Nissan Murano con matrícula boliviana transportando 72 kilos de droga escondidas en el parachoques trasero y delantero del vehículo. Entre los aprehendidos figura una mujer que ante el interrogatorio del origen de la droga se abstuvieron a declarar y fueron conducidos a celdas de la policía de ese país./Campo Grande

Denuncian abuso en operativo antidroga
Comunarios de la localidad de Rincón de Palometillas denunciaron el abuso policial al que fueron objeto seis familias donde efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico allanaron sus domicilios en busca de droga. La operación saldó con la aprehensión del esposo de la subalcaldesa de esa localidad que fue sacado con fines investigativos esposado y conducido a Santa Cruz. Esta unidad no brindó ayer ningún informe respecto al operativo.

Un hombre mata a su esposa por posesiva
Leonardo Coyo Coca (28) confesó el asesinato de su pareja de 41 años, Ángela Soto Vallejos, porque era “muy posesiva y dominante”. Junto a su sobrino de 16 años, el hombre alquiló en Cochabamba un camión y viajó a Oruro el pasado 23 de agosto. acompañado por su mujer. En el trayecto Leonardo Coyo y su sobrino presuntamente golpearon con piedras a la mujer hasta matarla. Coyo fue enviado a la cárcel. /Opinión

viernes, 3 de septiembre de 2010

politicos de todas partes han pretendido, pretenden transformar al cooperativismo en un instrumento para sus fines

El Gobierno ha desdibujado el cooperativismo de trabajo para transformarlo en un instrumento de ejecución de sus planes electorales.

A lo largo de su historia las cooperativas de trabajo se constituyeron, por la libre decisión de sus integrantes, en empresas en las que prevalece la democracia participativa y la autogestión empresaria. Estos principios, plasmados en la ley de cooperativas, lejos están de ser cumplidos en las entidades de ese tipo constituidas por el Gobierno para ejecutar el Plan Argentina Trabaja, que ya superan las 7000 con más de 100.000 beneficiarios asociados.

Sus integrantes son seleccionados por los intendentes del conurbano bonaerense o por organizaciones sociales, y los fondos para atender su funcionamiento, derivados del presupuesto nacional.

Los trabajadores perciben una remuneración a través de una tarjeta de débito en el Banco de la Nación. Sin embargo, las sumas que se transfieren para adquirir materiales para las supuestas obras que las cooperativas deben ejecutar, al igual que los fondos para adquirir herramientas y ropa de trabajo, se giran directamente a los municipios.

De esas organizaciones sociales, la más beneficiada ha sido el Movimiento Evita con más de 30.000 beneficiarios adheridos a esa organización, que, luego de la renuncia de Emilio Pérsico al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, recaló en la provincia de Buenos Aires de la mano de Néstor Kirchner y bajo el amparo del gobernador Daniel Scioli.

El ex presidente designó en la Subsecretaría de Acción Cooperativa a un referente de esa organización que tendrá en su órbita el control de las cooperativas bonaerenses. Este hecho se muestra como una clara maniobra electoral con vistas a las elecciones del año próximo. Por un lado, los intendentes del conurbano bonaerense continúan recibiendo beneficiarios del Plan Argentina Trabaja a través de cooperativas que ellos mismos conforman y bajo el amparo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Por el otro, el Movimiento Evita, desde el gobierno bonaerense y con recursos que le derivará la Nación, continúa conformando cooperativas y controlará a la totalidad de las cooperativas de trabajo para disciplinar a aquellos intendentes díscolos.

De esta forma, el Gobierno busca asegurarse un férreo control para evitar una reedición de las elecciones del 28 de junio de 2009, en las que algunos intendentes que hacían profesión de fe kirchnerista obtuvieron más votos en las listas de concejales que Kirchner.

El mencionado plan social no sólo distorsiona groseramente el cooperativismo de trabajo, sino también los índices oficiales de desocupación, pues se pretende hacer aparecer a estas personas subsidiadas como trabajadores con pleno empleo. El Gobierno anuncia que el plan se trasladará a todo el país; es decir, se pretende reeditar el modelo del conurbano bonaerense para presionar a gobernadores.

Para ello, el Ministerio de Desarrollo Social ha hecho extensivo el Plan Argentina Trabaja al Plan Nacional de Desarrollo Local y Economía Social Manos a la Obra y ha incluido en éste programas de ese ministerio, ampliando así la posibilidad de ejecutarlo a través de distintas herramientas.

Siempre hemos destacado la acción de las cooperativas como modelo de desarrollo social, pero sólo su fomento genuino posibilita su desarrollo en beneficio de las comunidades en las que actúan.

Lamentablemente, ésta no es la política que impulsa el Gobierno, que no se detiene en las elecciones del año próximo, pues luego habrán quedado diseminadas en todo el país bajo esta forma jurídica asociativa diversas cooperativas, muchas de las cuales acarrearán frustración a quienes las han integrado por la falta de trabajo genuino, con el consiguiente desencanto con esta noble figura jurídica. Otras cooperativas, en cambio, serán el brazo organizado de los movimientos sociales para presionar a un futuro gobierno, distorsionando la realidad social.