Páginas vistas en total

sábado, 15 de septiembre de 2007

Orígenes de Mondragón

La experiencia cooperativa de Mondragón se extiende a lo largo y ancho de la zona vasca y de Navarra y todavía se la conoce como Mondragón (por la población donde tuvo su orígen) y en vasco o euskera se llama Arrasate. Situado Mondragón al norte de la Península Ibérica, está en pleno corazón del País Vasco, donde hacen frontera España y Francia, las ciudades que la circundan con Bilbao, Vitoria y San Sebastián.

mondragón está profundamente enraizada en la historia, en su seno se desarrolló una actividad artesnal de transformación del hierro y ser asiento de ferrerías, lo que propició el desarrollo de actividades productivas de transformación metálica, entre ellos un taller de cerrajería que para su época estuvo avanzada, hizo de Mondragón un punto de crecimiento económico y social, y la unión de los taller se conoció como Unión Cerrajera, que permitió la creación de otras actividades y el nacimiento de una cultura empresarial.

Las múltiples y diferentes técnicas que era necesario abordar en las empresas desde transformar las materias hata fabricar maquinaria y sacar los productos que diseñaban hizo adoptar la idea de fundar una Escuela de Aprendices, para garantizar la incorporación de jóvenes con cualidades para cubrir puestos productivos en la Unión. Al principio los alumnos tenían que ser hijos de los trabajadores y se admitió tan sólo 12 alumnos por año. De manera ostensible el núcleo formativo generó un espíritu de relación laboral y social que a poco significó un foco de enfrentamiento entre patrones y obreros justamente en el marco de la guerra civil que estalló en 1936 y que duró tres años sin que hubieran desaparecido las causas de beligerancia, así en 1941 nace la Experiencia Cooperativa que coincidió con la llegada al pueblo de su fundador José Mará rizmendiarrieta recién ordenado sacerdote y destinado a ocuparse de los jóvenes de la parroquia. Lo que hizo allí en un pueblo de algo más de 8.500 habitantes nos ocuparemos en nota posterior.

No hay comentarios: