Páginas vistas en total

miércoles, 27 de junio de 2007

Políticos fuera las manos de COTEL

La Prensa, en una extensa crónica ha revelado detalles de la presión que diputados y dirigentes del MAS desde el poder, han venido ejecutando contra COTEL para colocar su gente y obtener contratos de la Cooperativa Telefónica. Publicamos la primera parte de la crónica de referencia y nos extenderemos en sucesivas ediciones en Cooperativismo Solidario para prevenir a los líderes de otras cooperativas como COMTECO, para que los políticos mantenga fuera las manos del colectivo.

De acuerdo con documentación a la que tuvo acceso La Prensa, seis de los miembros de “Los satucos” –una organización cuya cabeza visible es el diputado Gustavo Torrico– accedieron a cargos jerárquicos dentro la telefónica Cotel gracias a la gestión del jefe de bancada del MAS en la Cámara de Diputados.

Sólo uno de ellos ya no trabaja, aunque el Sindicato de Trabajadores de la telefónica asegura que sólo fue trasladado a otra sección de la cooperativa.

“Los Satucos” aglutinan a jóvenes masistas e intelectuales de clase media, y se hizo conocida durante las elecciones presidenciales de 2005. Los grafittis murales en El Alto y las zonas populosas de La Paz en defensa de Evo Morales dejaron huella durante el fragor de la campaña.

El presidente de Cotel, Fernando Dips, reveló a este medio que “las designaciones estuvieron a cargo René Escóbar Quisbert”, un dirigente del distrito 14 del MAS que, en la gestión 2006, ocupó el cargo de Gerente General de Cotel.

“Él (ex gerente) dijo que las designaciones debían realizarse ya que había una fuerte presión de diputados del MAS”. Escóbar aseguró que la presión vino de Gustavo Torrico para que incorpore “gente los satucos”.

Cuando este medio consultó a Fernando Dips qué parlamentarios presionaron, aclaró que las mismas venían de los diputados Iquiapaza, Ramos y Canaviri, para lograr contratos , la incorporación de familiares y el pago de beneficios sociales que no correspondían.

El diputado Humberto Iquiapaza tuvo “negocios” con la Cooperativa. Existen documentos que certifican contratos entre los años 2002 al 2004 cuando Iquiapaza era simpatizante del MAS y no era legislador.

La empresa del diputado –denominada Servicios Generales HIM– alquilaba fotocopiadoras a la Cooperativa. Cuando inició su contrato Iquiapaza le vendió una copiadora de planos a Cotel y en los siguientes dos años figura con distintos montos por “alquiler de fotocopiadoras” por cuyos contratos logró beneficios por un monto de 13.182 dólares.

El diputado admitió que rentó sus máquinas a Cotel, pero aseguró que los contratos con la telefónica se remontan a la administración a cargo de Detecon y no a “recientes hechos”. Dips asegura que las denuncias surgieron porque no se quiso renovar contrato con HIM.

Otro diputado denunciado es René Ramos (MAS) –según denuncia de Dips– “presionó para que su hijo sea incluido en las planillas de Cotel”. Afirmó que en julio del pasado año acudió a la convocatoria de la Brigada Parlamentaria de La Paz para explicar la compra de la empresa Supercanal, “en esa oportunidad se me acercó el diputado Ramos para pedirme una audiencia y luego en la reunión me planteó la contratación de su familiar”.

Según Ramos hubo dos encuentros con Dips pero en los dos casos fue para pedir el traslado de su linea telefónica domiciliaria y que nunca se habló de pegas. “Que demuestre que fui a pedir trabajo”.

El otro caso involucra al diputado suplente Julio Canaviri, quien era empleado de Cotel hasta mucho antes de las elecciones de 2005.

Según Dips después de ser electo, Canaviri presionó, para lograr el pago de beneficios sociales. Aunque la liquidación era ilegal fue el Ministerio de Trabajo el que intervino para el pago. Cotel erogó 39.500 bolivianos por concepto de liquidación por servicios prestados.

“Él (Canaviri) fue despedido por el artículo 16 del reglamento interno y por tanto no correspondía el pago”. La Prensa no logró contactarse con el diputado suplente y tampoco con su titular porque los teléfonos estaban desconectados.

No hay comentarios: